Descifró el genoma humano, pero antes fue un converso: «Se puede encontrar a Dios en el laboratorio»

Descifró el genoma humano, pero antes fue un converso: «Se puede encontrar a Dios en el laboratorio»

Propagación de la Fe
|
22 de Mayo de 2020

Francis Collins, prestigioso genetista, director de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU, y que actualmente está participando en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus es también un converso y un valiente científico católico que habla abiertamente de su fe. Y por ello ha sido reconocido con el prestigioso Premio Templeton 2020.

El que fuera galardonado con el Premio Príncipe de Asturias en 2001 y liderara el histórico Proyecto del Genoma Humano ha sido reconocido con este nuevo premio por sus contribuciones a la visión de la religión a través de su trabajo científico.

Francis Collins, entregado a la ciencia y a la fe

El premio tiene una dotación de 1,1 millones de euros. Este galardón fue creado en 1972 por el millonario John Templeton para premiar a las personas que logran avances intelectuales, morales o sociales en las realidades espirituales. Hasta 2001 premiaba "el progreso de la religión"; después de ese año especificó que premiaba "la investigación o descubrimientos sobre realidades espirituales".

Collins fue nombrado por Benedicto XVI miembro de la Academia Pontificia para las Ciencias y es un converso al cristianismo. Este genetista pasó del agnosticismo al ateísmo en su juventud, y entonces estaba “muy contento con la idea de que Dios no existía y que no tenía interés en mí”.

“Ahí era donde estaba, si alguien tratara de plantear ese tema, me apresuraría a descartarlo y deseaba pasar a otra cosa, ya que tal vez haya tenido demasiados casos en los que me sentía como un objetivo para alguna persona que estaba tratando de venderme su fe”, afirmaba Collins.

Su conversión al cristianismo gracias a Lewis

Pero a los 27 años se convirtió al leer el libro Mero Cristianismo de CS Lewis, un impulso decisivo que llevó al científico a reconocer la existencia de Dios. Francis Collins explicaba que el argumento de Lewis le trastocó. Él decía que Dios es una posibilidad racional y eso era algo “que yo no estaba preparado para oír. Estaba muy feliz con la idea de que Dios no existía y de que no tenía interés en mí. Y al mismo tiempo, no podía alejarme”.

Este encuentro con Dios cambió completamente su forma de ver el mundo y la ciencia. Esto no le hizo ser peor científico, más bien al contrario, pues sus avances en el campo de la genética que le han hecho ser reconocido mundialmente los ha hecho siempre de la mano de su fe.

Así hablaba el responsable de la secuenciación del genoma humano sobre sus investigaciones: “Me sorprendió la elegancia del código genético humano. Me di cuenta de que había optado por una ceguera voluntaria y era víctima de la arrogancia por haber evitado tomar en serio el hecho de que Dios podría ser una posibilidad real”. Después de esto, Collins ha llamado al ADN el “lenguaje de Dios”.

La compatibilidad de ciencia y fe

En una entrevista pasada a Collins recogida por Tendencia 21 señalaba que “como científico que además es creyente, descubro en la exploración de la naturaleza una vía de comprensión de la mente de Dios. Se puede encontrar a Dios en el laboratorio, de igual forma que en una catedral”.

Y este prestigioso genetista que trabaja en una vacuna contra el coronavirus no ve conflicto alguno entre ciencia y fe. “Tanto ciencia como fe son formas de buscar la verdad. La ciencia la busca observando como funciona el mundo natural, y la fe busca respuestas a cuestiones más profundas, como ¿por qué hay algo hay en lugar de nada? o ¿cuál es el sentido de la vida? o ¿existe Dios? Todo requiere un cierto elemento de fe, no se puede ser científico si no se tiene fe en el hecho de que existe un orden en la Naturaleza y que ésta se comportará de una manera reproducible y predecible. Pero esto no constituye una prueba –aparentemente Dios tenía la intención de dejarnos tomar esta decisión. Quizá un salto de fe como éste suene arrebatado a un materialista convencido pero, ¿puede usted demostrar la belleza o el amor?”, explicaba.

La fe de muchos científicos

En aquella misma entrevista recordaba que “muchos científicos, como yo, creen en Dios, pero en general hemos estado más bien callados acerca de nuestras creencias. Sin embargo, creo que vivimos un momento crítico, especialmente en los Estados Unidos, frente a la decisión de cómo buscar verdad y sentido a nuestra vida ante el siglo XXI”.

Es evidente, agregaba, que es necesaria “la ciencia para que nos ayude a resolver muchos de nuestros problemas (enfermedades, sistemas de comunicación, cuidado del planeta). Pero una aproximación puramente materialista, desprovista del aspecto espiritual de la humanidad, nos empobrecerá. Después de todo, han existido ya en la historia intentos de este tipo que resultaron devastadores, como la Rusia comunista. Los humanos hemos comenzado la batalla entre ciencia y fe, y nos corresponde acabarla. Si puedo contribuir de alguna manera a redescubrir la armonía entre ambas, entonces me sentiré verdaderamente bendecido”.

Quién es Francis Collins

Francis Collins nació en una granja de Virginia en 1950. Obtuvo el doctorado en Química por la Universidad de Yale y se graduó como médico en la Universidad de Carolina del Norte. Collins fue sido profesor de medicina interna y genética humana en la Universidad de Michigan, liderando investigaciones que habían descubierto los genes responsables de enfermedades como la fibrosis quística; neurofibromatosis; enfermedad de Huntington; y el síndrome de progeria de Hutchinson-Gilford, una forma rara de envejecimiento prematuro.

En 1993 fue nombrado director del Centro Nacional de Investigación del Genoma Humano, supervisando el Proyecto del Genoma Humano, una colaboración internacional que en 2003 logró secuenciar las tres mil millones de “letras” de ADN en el genoma humano.

Ahora, Collins está supervisando la colaboración de los NIH con varias compañías farmacéuticas y agencias gubernamentales para desarrollar una vacuna para el COVID-19. Collins dijo a The Associated Press la semana pasada que al menos una vacuna potencial estará lista para comenzar las pruebas a gran escala en julio y que otras seguirán pronto. En 2007 fundó la Fundación BioLogos, con el objetivo de abordar los temas centrales de la ciencia y la religión para mostrar la compatibilidad entre ciencia y fe cristiana. Aleteia

Entradas Relacionadas

Páginas

Contáctenos

OMP EN EL MUNDO

Dirección y teléfonos

Transversal 28B n.º 36 70

PBX: +57 1 244 2070

Ventas: +57 1 302 409 9316

Se atienden pedidos y despachos en horario de oficina.

Horarios de atención:

De lunes a viernes:

7: 30 a.m a 12:30 m./ 1:30 p.m. a 4:30 p.m. 

  [email protected]